Una pérdida es irreparable y lamentable, por
ello te ayudamos a aligerar los momentos
difíciles con una ayuda económica.
(Familiaresdirectos: padres, hijos/as y cónyuge)

La vigencia de solicitud no debe
ser mayor a 30 días a partir de
la fecha del deceso.